Los derechos de formación en el deporte es la compensación económica que puede generarse a un club deportivo por la salida de uno de sus deportistas hacia otro club. Esta compensación económica está pensada y regulada para satisfacer de alguna forma la inversión de tiempo, recursos humanos e infraestructuras empleadas en la formación de un deportista que sale de un club deportivo en el que ha crecido, en otras palabras, el derecho de formación deportiva consiste en la facultad que corresponde a una entidad determinada (club de origen) para exigir y por tanto percibir de otra entidad (club de destino) una cantidad económica que indemnice por el trabajo de formación deportiva que el club de origen ha realizado sobre el deportista y de cuyos resultados pretende beneficiarse el club de destino. Este derecho no sólo es aplicable al ámbito profesional, sino también en el mundo del deporte amateur e incluso en deportistas en edad escolar.

Los derechos de formación suelen estar regulados por las federaciones de la modalidad deportiva que se trate, pero también cabe la posibilidad de regular estos derechos contractualmente, por tanto, si no tenemos regulada la relación con el jugador mediante un contrato, deberemos acudir a la normativa de la federación. Esta regulación es diferente en cada federación siendo los aspectos más destacables: las fórmulas para el cálculo de la indemnización, las causas de improcedencia o la forma de reclamar. Esto último es muy importante, ya que la reclamación de los derechos de formación al club de destino estará regulada y deberá realizarse tal y como se prevé. Así que, como norma general, una vez se tenga conocimiento de que el deportista ha suscrito una licencia federativa en otro club después de años formándose en su club de toda la vida, deberá comunicarse por el club de origen a la federación esta circunstancia y realizarse el cálculo de la indemnización. Seguidamente, cunado tenga el club de origen la resolución por la que se reconoce el derecho al cobro y se calcule la cantidad a percibir, el deberá reclamar de forma fehaciente (burofax o requerimiento notarial) adjuntando la resolución de la federación, teniendo en todo momento presentes los plazos establecidos en la normativa.